Servicios Noticias Corporativas Promociones Cursos de Idiomas Infoidiomas El Tiempo Callejero Hemeroteca Imagen y sonido Hoteles Formación online Tutellus Librería La Razón Viajes La Razón Otros Servicios Club de Vinos Libros recomendadosLlevabas siempre uniforme y gafas Ray Ban, te acuerdas? Miedo me dabas con ese empaque, serio, corrigiendo mis deberes. Y yo, sin saber que eras todo corazón. Y encima, valiente, igual que todos los que trabajabais en el Ejército, la Policía o la Guardia Civil en los ochenta y noventa.

Spe, d JP io siglo de neurobiología Mar ri Munido, ngel (Núm. 142, Pág. 57) tanton, Philip. En octubre de ese ao, cuando apenas llevaba unos meses en el Atleti, Lardín sufrió un accidente de coche en la Nacional II, en la provincia de Guadalajara. Viajaba en un Mercedes que conducía su hermano (él no tenía carné entonces). Sufrió un esguince cervical y un traumatismo cranoencefálico.

Las ION Glasses se conectan a tu dispositivo mediante Bluetooth son Bluetooth 4.0 . De esta manera las ION reciben las notificaciones del smartphone, por ejemplo, y las muestra de dos maneras, con un LED que se ilumina y que es visible por dentro de la patilla y con un pequeo vibrador. Las notificaciones así como los colores de las mismas se personalizan mediante una aplicación descargable en nuestro smartphone o tablet.

On First Take last week, NFL player Richard Sherman eviscerated host Skip Bayless in an extended exchange that quickly went viral online. Bayless has long antagonized sports fans for what many see as convoluted rants and unnecessary criticism of athletes intended to generate controversy more than provide actual value to viewers. Sherman was widely celebrated for standing up to Bayless and dressing the host down..

“El alcalde ha dicho cosas que a la gente no nos gusta oír. Pero que son verdad. El Gobierno vasco se tiene que poner las pilas para trabajar muy duro contra el fraude social”, ha indicado, para aadir que le preocupa que otros grupos eludan este debate, algo que el PP no piensa hacer..

Hay posguerras que son inclusive más brutales que las propias guerras, en especial para la prensa. Los combates abiertos han cesado pero el lenguaje que predomina es el de las armas, en gran medida gracias a la impunidad que da la ausencia de un Estado eficiente. Y los periodistas que salen ávidos a contar historias chocan de frente con esa violencia que intenta acallar las denuncias de crímenes pretéritos, ajustar cuentas o mantener el silencio con respecto a estructuras corruptas..