QUE LLEGARAS MAS LEJOS AUN. (TE LO MERECES). Ya te mandaremos jamón ibérico y vino espaol los amigos para que sigas aguantando el frio escandinavo,,,,,.. Y lo mismo declaraba la vicepresidenta primera de la Cámara Baja, Celia Villalobos: “Me parece una inocencia imposible en una vicesecretaria general como Elena Valenciano decir que ahora van a ser más rojos. Pero, sobre todo, me parece un paso atrás. Para votar a esa izquierda tan roja ya está Cayo Lara.

(Las fotos las conseguí tras una rocambolesca sucesión de encuentros y desencuentros. Un amigo de un amigo que conoce a alguien que se entrevistó con Kony en marzo para preparar su llegada a Juba. Son de las pocas imágenes que hay de este hombre sobre el que tan poco se sabe.

Acabo de llegar de Kos, la verdad, creo que se exagera en este artículo el comportamiento de los turistas y de la población local ante esta desgracia. No dudo que haya impresentables que se comporten como relata el periodista, pero la mayoría, entre los que me incluyo, se quedan incrédulos y estupefactos ante ese drama. Lo mismo que piensan esos periodistas tomándose un café en la plaza de la comisaría, es lo que piensa la inmensa mayoría de la gente, de como es posible que pase esto en estos tiempos y la impotencia de no poder hacer nada, más que darles algo para que puedan sobrevivir e irte con el corazón encogido al ver los ojos de esos nios.

O vídeo comea com Obama de cara apagada, estirado em um sofá e falando com seu vice presidente, Joe Biden. Este mostra a ele alguns óculos de sol da marca Ray Ban as favoritas de Biden para passar despercebido, e ainda lhe sugere renovar sua carteira de motorista e fazer algum esporte, uma de suas paixes. Na sequncia, Obama aparece fazendo telefonemas para equipes esportivas oferecendo se como treinador e também renovando sua carteira, onde lhe pedem sua certido de nascimento.

Esa cara, la que se te queda después de cada episodio de Breaking Bad, ese gesto absorto, es la mueca de los idiotas felices. Sin duda. Y es culpa absoluta del clima de la serie, del color agobiante del celuloide, un color nuevo que podría llamarse “mexicano caliente” y que existe solamente allí, en el mundo de Walter y de Jesse y, desde esta semana, en los ojos y en la mandíbula del fornido Hank..

El caso de Basilio Okambey estaba alterando más de lo deseable la vida del pueblo desde que Yoryi Dan vino buscándole y nos obligó a tomarnos un interés que nadie tenía por saber su paradero, porque aquí nadie se interesa por nadie más allá de lo imprescindible para el intercambio de mercancías que se compran y se venden y de saludos escuetos que se dan y se reciben como se enciende y se apaga un interruptor, un mecanismo automático que se activa inconscientemente ante la presencia de otro, del extrao, en esta pequea comunidad de casas levantadas en este pedazo de tierra estéril frente al mar. Nadie sabía nada de nadie ni nadie quería que se supiese de él nada. Algunos aparecían un día, alquilaban una casa, frecuentaban la tienda, el único bar, paseaban, alquilaban mi barca, se baaban, y luego desaparecían para siempre, sin que nadie se preguntara dónde estaban como tampoco se preguntaban de dónde habían venido.